De vez en cuando, debido a razones de trabajo, tengo que ir a lugares lejanos en la ciudad para ver a algunos proveedores y a algunos posibles clientes que agregar a la cartera de la empresa. Esto es algo, que cuando me toca hacerlo, es algo que realmente me disgusta, debido a que manejar en esta ciudad realmente me disgusta ya que simplemente por más que intento no me puedo acostumbrar ni al tráfico excesivo ni los modos que aquí tienen las personas al conducir, modos que reflejan simplemente la realidad del país.

Otra de las razones por la cual no me gusta conducir a lugares extraños aquí en nuestra ciudad se debe a que las aplicaciones de GPS que se utilizan para llegar a tal o cual lugar muchas veces son erróneas y nos llevan a otros lugares  lejos de nuestro destino inicial, lo que puede resultar en llegar dos horas tarde a donde tengamos que llegar ergo una catástrofe. Asimismo, en esta ciudad no es bueno fiarse de los señalamientos viales ya que estos muchas veces están equivocados y resulta peor que el GPS. Por esta razón, conducir en LA Ciudad de México es una verdadera ciencia.

Antes, solía ser una persona fuera de lo común debido a estos comentarios y estas apreciaciones de conducir, sin embargo hoy en día existen muchísimas personas que tienen mi mismo modo de pensar y quienes ya no quieren conducir más en esta ciudad, es por esta razón por la cual los servicios de taxi digitales se han convertido en algo tan cotizado y que tienen tanta demanda ya que la gente simplemente ya no quiere conducir en este lugar, algo que es alarmante o al menos lo debería de ser.

La razón por la cual digo que esto es un asunto preocupante se debe a que esto no es un hecho sino un síntoma de una ciudad que simplemente esta dejando de funcionar por la pésima planeación de los gobernantes; por la corrupción latente; y la falta de orden y disciplina de sus habitantes al igual que la falta de respeto crónica y magnánima que existe en la capital de nuestro país, y que parece ser exclusiva de nuestra capital ya que en el resto del país, o al menos en la mayoría, el asunto es muy distinto.

La razón principal por la cual el conducir aquí es un verdadero caos y una pesadilla se debe a que somos ya demasiadas personas viviendo en la Ciudad de México lo que causa un estrés crónico en la mayoría de nuestros habitantes incluyéndome a mi mismo. Por si no fuera poco, mientras que los autos nuevos están sumamente regulados, los camiones de carga y los autobuses no tienen la más mínima responsabilidad, además de que circulan por donde les plazca a la velocidad que les plazca envenenando el aire que todos respiramos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *