Hoy en la mañana terminamos de poner todas las varillas de acero en la construcción de nuestro nuevo edificio donde habrá 19 departamentos los cuales habremos de vender o rentar. Esta construcción había sido una idea que me costo mucho trabajo para materializar, sin embargo en el fondo siempre supe que esta iba a suceder en algún tiempo y en alguna circunstancia. Al ver estas varillas ya instaladas entendí que esto era solo el esqueleto del edificio sin embargo era ya una parte avanzada de comparar con otros tiempos cuando esta estaba solamente en mi cabeza.

Desde hace ya un tiempo, y debido a ciertas experiencias, me he convertido en una persona que toma nota de sus asuntos para poder así crear replicas de las formulas que me han dado resultados positivos en el pasado y poderlas aplicar a situaciones distintas para obtener el mismo resultado. Para poder hacer esto ha sido necesaria mucha información recopilada de mi mismo  de mis propios hábitos que siempre son un mapa para saber a donde y como puedo llegar en el momento que quiera. Esto, aunque suene muy sencillo, no es algo que todos hacen.

Estos mecanismos de observación ayudan para muchas cosas, especialmente para la cuestión que domina los pensamientos de muchas personas hoy en día: como materializar las cosas. El como materializar las cosas es un asunto doble, es decir uno que puede ser muy difícil o sencillo dependiendo en como nos acerquemos a el y como lo ejecutemos. Como todos sabemos,  toda idea comienza en la mente y es ahí donde nuestro ser absorbe el deseo de transportar aquella idea que estimula los tejidos de la mente de aquel lugar interno a la realidad externa, algo que en muchos casos y en muchas circunstancias se queda congelado.

Existe una gran cantidad de literatura en esta cuestión la mayoría de la cual es bastante deficiente para mi punto de vista, sin embargo hay algunos trabajos literarios en este tema que son muy buenos aunque poco leídos debido a que se requiere mucha concentración y a leer mucho para conseguir jugo.  Uno de los libros pésimos de los que hablo es aquel de “ El Secreto” un libro que le dio la vuelta al mundo y vendió cientos de miles de copias aunque tiene un mensaje incompleto capaz de cautivar a las masas pero incapaz de proveer verdaderamente lo que buscan.

La razón por la que digo que este libro no es bueno se debe a que en este solo se encuentran conceptos de visualización y de pensamiento positivo algo que sirve parcialmente y se pone en nuestra contra cuando no podemos tener esos pensamientos positivos y cuando no se puedan creer esas visualizaciones. A mi punto de vista, la mejor manera de visualizar es el tomar una acción planeada para aquello que queremos sin quererlo demasiado y sin temor a fracasar, siempre con la disposición de aprender de  una nueva experiencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *